SCJN resuelve disputa por regímenes de pensiones

0
284
  • Esta determinación también permite que ningún jubilado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sufrirá reducción en su pensión
  • Aquellas personas que pudieran elegir entre ambas posibilidades podrían escoger la que más les conviniera, pero que quienes hubieran elegido el régimen 1973 no podían solicitar que se les aplicara el beneficio de la ley de 1997

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió nuevamente que los trabajadores que se pensionaron de acuerdo con la Ley del Seguro Social de 1973 recibirán una cantidad máxima de 10 salarios mínimos, mientras que con la Ley de 1997 el tope será de 25 salarios mínimos, como resultado de la jurisprudencia emitida el pasado 24 de enero, debido a que la Constitución prohíbe dar efectos retroactivos a una norma en perjuicio de persona alguna.

El asunto llegó a la Corte debido a una contradicción de tesis entre tribunales colegiados, por lo que a propuesta del ministro Alberto Pérez Dayán, la Segunda Sala concluyó que prevalecerán las diferencias para cuantificar las pensiones por invalidez, vejez y cesantía en edad avanzada entre ambos regímenes.

La Sala había concluido que aquellas personas que pudieran elegir entre ambas posibilidades podrían escoger la que más les conviniera, pero que quienes hubieran elegido el régimen 1973 no podían solicitar que se les aplicara el beneficio de la ley de 1997.

“El régimen pensionario derivado de la Ley derogada de 1973 no debe mezclarse con el de la ley vigente, esto es, si se obtuvo una pensión por vejez bajo el régimen pensionario de la Ley del Seguro Social de 1973 y se pretende que se calcule la pensión correspondiente, utilizando el tope salarial base de cotización de 25 veces el salario mínimo, previsto en los artículos 28 y Vigésimo Quinto transitorio de la actual Ley que rige para el esquema de la vigente Ley de 1997, ello es jurídicamente inaceptable en virtud de que el financiamiento del régimen de pensión anterior y el nuevo son distintos, motivo por el cual a cada uno se le debe aplicar la normativa correspondiente a su esquema pensionario”, precisó la Corte en su resolución.

Y agrega: “Es indudable que si un trabajador se inscribió con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley del Seguro Social de 1997 pero cotizó bajo la vigencia normativa; además en ese periodo se actualizaron los supuestos legales para el otorgamiento de la pensión y se acogió a los beneficios para la concesión de la pensión de vejez previstos en la Ley del Seguro Social de 1973, le es aplicable el artículo 33 de la Ley del Seguro Social de 1973”.

Sin embargo, esta determinación también permite que ningún jubilado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sufrirá reducción en su pensión.

La SCJN ha resuelto vía jurisprudencia el tema en varias ocasiones: la 29256 que es la más reciente y fue emitida por la segunda sala, antes están la 22380, de agosto de 2010; la 2002056, de octubre de 2012, y la 2021242, de diciembre del año pasado.

La jurisprudencia más reciente no afecta ni tiene ninguna trascendencia para quienes estén realizando actualmente los trámites para su pensión, como tampoco para quienes se jubilen en el futuro, sino que afecta a quienes hayan interpuesto un amparo para que se les conceda el beneficio de 1997, cuando se pensionaron con base en la Ley de 1973.

La ley de 1973 permitía a las personas jubilarse con sólo 500 semanas de cotización, pero obteniendo una pensión máxima equivalente 10 salarios mínimos; mientras, la de 1997 elevó las semanas de cotización a mil 500, con un tope máximo de 25 salarios mínimos.

Quienes se ampararon buscaban en su mayoría obtener pensiones de 25 salarios mínimos, aunque sólo hayan cotizaron 500 semanas. La jurisprudencia 29256 de la SCJN señala que, en estos casos, debe aplicarse el artículo 33 de la Ley del IMSS de 1973, que fijaba dicho tope: Tratándose de seguros de invalidez, vejez, cesantía en edad avanzada y muerte, el límite superior será el equivalente a 10 veces el salario mínimo general vigente en el Distrito Federal (Ciudad de México).

Los efectos de esta jurisprudencia sólo se aplican en los juicios ya iniciados, cuyo fallo esté pendiente, y que además traten precisamente sobre esta diferencia entre ambas leyes del IMSS. Para quienes no tienen ningún juicio abierto por este tema, la decisión de la SCJN no les impacta de ninguna manera, señalaron las fuentes, en respuesta a las interpretaciones difundidas en redes sociales y en un diario capitalino.