No descartan en Donceles la tómbola

0
111

A pesar de que Morena fijó hoy como la fecha fatal para elegir a su coordinador parlamentario en Donceles, en la fracción no ven cómo puedan a llegar a un acuerdo civilizado.

Las posiciones están encontradas entre dos bandos, y si para lograr el triunfo se tiene que conseguir el apoyo de las dos terceras partes de la granja, pues está en chino que alguien gane.

A menos que se recurra a la famosa tómbola, donde no llegue el más capaz, sino el más suertudo, y de esa forma se salve el difícil escollo, con todo y que eso entorpecería la operación política en el Congreso de la CDMX.

Oficialmente, disputan la coordinación el grupo que encabeza Rigoberto Salgado, exdelegado en Tláhuac, que estuvo a punto de enfrentar juicio político por presuntos nexos con el crimen organizado, y José Luis Rodríguez, que llegó de la mano del hijo de YSQ.

Aunque el problema no son ellos, sino los grupitos de grillitos y grillitas que están detrás, que son de lo más nefasto que tuvo el PRD y que hoy viven envalentonados bajo el cobijo purificador de Morena.

Como para entorpecer más las negociaciones, al partido se le ocurrió que debe meter las uñas —digo, las manos— en la designación no sólo de quién coordinará, sino de cómo se repartirá el pastel que representan las jugosas unidades administrativas en Donceles.

Por lo pronto decidieron poner a disposición del mando las cabezas de los responsables de Comunicación Social, Servicios Parlamentarios, Tesorería, Oficialía Mayor, Canal del Congreso y otras que representan plazas laborales… y muchos millones de pesos.

Y lo hacen porque esas serán las cartas a negociar para comprar conciencias y conseguir apoyos internos. Es decir, a esos puestos no llegarán necesariamente los más capacitados, sino los más arrastrados.

Es penoso ver a los morenos querer llenarse la boca de democracia, cuando en realidad sólo reafirman su ADN de pillos, con lo que quieren seguir engañando a la ciudadanía. Si entre ellos mismos se acusan de transas, qué pueden esperar sus opositores.

Como ya demostraron que solitos no pueden ni ponerse de acuerdo para repartirse el botín, pues invitan a sus dirigentes partidistas a ponerse el antifaz y la cachiporra para ver cómo pellizcan el erario.

Hoy se reúnen para —según ellos— llegar a un acuerdo, pero habrá que estar pendiente del intenso draft que se vivirá, y que, si no es suficiente, en una de ésas los puede llevar a la ridícula tómbola.

 

CENTAVITOS

Vaya, por una parte el Juzgado Séptimo de Distrito en Materia del Trabajo advierte que si alguien se declara ganador del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno, violaría la ley y enfrentaría, incluso, penas de cárcel. Por otra parte, Claudia Sheinbaum desconoció la supuesta elección y a los presuntos triunfadores, y la FSTSE presentó un directorio provisional para llamar a nuevos comicios. A pesar de esto, Hugo Alonso hizo un plantón frente a Palacio Nacional, acarreó a trabajadores y a sus golpeadores, y contra todo, se declaró triunfador. O Alonso es un ignorante; lo están embarcando; tiene un as bajo la manga, o de plano es un kamikaze que le está rascando la panza al león. El tiro está cantado y tiene que haber consecuencias, o en alguna de las partes quedarán como simples bocones.

Compartir