México en operaciones de paz

0
62

El artículo 1 de la Carta de las Naciones Unidas es específico en los propósitos que busca alcanzar para mantener la paz y la seguridad internacional. Busca fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos.

Para lograrlo, las Naciones Unidas realizan esfuerzos a fin de concretar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión.

Todo lo anterior convierte a las Naciones Unidas en un centro que armoniza los esfuerzos de los países por alcanzar estos propósitos comunes.

Durante décadas se limitó de manera importante la participación de México en operaciones conjuntas de paz. Hoy, las capacidades y experiencias que nuestro país tiene —en materia del apoyo que las fuerzas armadas brindan a la población— deben compartirse y potenciarse; compartirse, ya que los soldados de tierra, mar y aire tienen planes específicos como el DN-III-E y el Plan Marina para auxiliar a la población en casos de desastre, no solamente en México, sino también en otros países. Deben potenciarse debido a que la experiencia internacional debe ser conocida y aprovechada por nuestro país.

Esta semana, se inauguró el Centro de Entrenamiento Conjunto de Operaciones de Paz (Cecopam), en el campo militar 37-C, en San Miguel de los Jagüeyes, Estado de México.

La puesta en marcha del Cecopam —amparada precisamente en la Carta de las Naciones Unidas— es resultado del compromiso de México con la ONU y la comunidad internacional para seguir contribuyendo a la paz mundial.

La naturaleza de los ejércitos en el mundo está cambiando. A partir de este siglo, la estrategia militar contempla en gran medida todas las formas posibles de ayudar y defender a sus pueblos, no solamente con el uso de las armas, sino enfrentando enemigos como la pobreza, la violación a los derechos humanos, el hambre, las enfermedades y un sinfín de fenómenos propios de esta era. La estrategia militar de este siglo contempla la participación conjunta con otras naciones para auxiliar a poblaciones de países que enfrentan carencias provocadas por decisiones y actos políticos, económicos y sociales.

México, no debía sustraerse más a una participación limitada en operaciones de paz. Con el Cecopam se capacitará a personal nacional y extranjero de las fuerzas armadas, a civiles, a policías y por supuesto a la Guardia Nacional. Se impartirán cursos de Oficiales de Estado Mayor y de Militares Expertos en Misión de las Naciones Unidas. El énfasis central es capacitar personal en materia de derechos humanos, igualdad de género y protección a víctimas afectadas por situaciones de conflicto.

Otras de las tendencias importantes es la participación de la mujer en estas operaciones de paz. Los resultados obtenidos por el personal femenino han sido de gran valor, permitiendo que mujeres y niños tengan mayor confianza con ellas y así poder generar acciones que sean certeras y efectivas.

Bien por el gobierno de México, por apoyar estas medidas.

Bien por el Ejército y la Marina por hacer realidad el Cecopam.

Bien por México y la proyección internacional que logrará una mayor y mejor participación en operaciones de paz.

jibarrolals@hotmail.com

@elibarrola