PRI: sigue la caída libre

0
179

El desdén con el que el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, trata a los priístas tabasqueños no le augura un buen porvenir a este partido en la tierra del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La declaración que hizo ayer por la mañana vía telefónica el exgobernador de Campeche, previo a su llegada para atestiguar la unción de Dagoberto Lara Sedas como presidente estatal, de que quien critique a su instituto ‘sin proponer’ no tendrá acceso a espacios, se interpretó como una declaración de guerra para las corrientes que se oponen al nuevo encargado del comité directivo estatal.

Vaya, para el grueso del priísmo se considera una falta de respeto que el expresidente estatal Erubiel Alonso Que sea quien haya estado a cargo del proceso interno del que surgió Dagoberto.

Lara Sedas no es más que una figura decorativa que llegó a la avenida 16 de Septiembre por el padrinazgo de Erubiel y de la diputada federal Soraya Pérez Mungía, a quien se considera el cuadro priísta con las mejores relaciones en la capital del país.

Todavía el miércoles Lara Sedas no les había llamado a los dirigentes naturales del priísmo tabasqueño para invitarlos. Y a los que se había convidado les marcó la diputada Katia Ornelas.

Por la mañana incendió las redes la entrevista por teléfono que dio Alejandro Moreno, en la cual afirmó que no habría lugar para los que critican sin proponer nada.

Aunque la indirecta era para el exmandatario Manuel Andrade Díaz, a quien el campechano parece no perdonarle que haya apoyado a la yucateca Ivonne Ortega, el crudo mensaje molestó a todos.

La clase priísta reaccionó airada. Su manera de mostrar su malestar fue compartiendo la declaración de Moreno con comentarios de desaprobación.

Entre otros mensajes recibidos por este reportero, hubo uno que decía que el tricolor tabasqueño se iba a quedar “sin militantes” si le cerraban las puertas a quienes rechazaban a los dirigentes “de unidad”.

Sin que haya alguna medición científica al respecto, el que esto escribe puede afirmar que la mayor parte de la militancia desaprueba a Dagoberto Lara por la forma en que fue impuesto.

Un expresidente del partido muy respetado entre las bases asegura que el principal error de Alejandro Moreno en Tabasco fue haber desplazado a las corrientes locales, y –sobre todo– “faltarle el respeto a la militancia poniendo a Erubiel a maniobrar la elección interna”.

La directiva de Alonso Que –agrega– representó la peor etapa del priísmo tabasqueño, ya que “se hicieron públicas las denuncias de aspirantes a diputaciones y alcaldías que declararon haber pagados dos o tres millones de pesos por cada candidatura”.

“Esta información permanece en la mente de la militancia, y por eso se consideró una ‘tomada de pelo’ que el CEN haya puesto a Erubiel a operar la llegada de Lara Sedas”, puntualiza.

Según pudo constatar este columnista, los priístas más representativos de Tabasco no acudirían a la toma de protesta de Dagoberto.

La misma fuente asegura que la actitud de Moreno Cárdenas de embestir a los grupos locales, en particular al de Andrade, “representa la última palada de tierra a la tumba del PRI tabasqueño”.

El desprecio que le muestra el campechano a la militancia tricolor choca hace pensar que Tabasco no le interesa, y que sacar de la agenda nacional al partido en el bastión del presidente es una negociación política del dirigente que se ha mostrado abyecto con el gobierno federal.

Compartir