Análisis semanal: 13 de enero

0
220

¿Qué se puede esperar, en materia política y económica, este 2020? Hay varias maneras de responder esto.

La primera es revisando lo hecho el año pasado, lo cual nos permite adelantar algunos resultados para los 12 meses que están iniciando. El problema es que si se insiste en repetir los errores que han provocado que luego de varios años de un crecimiento que promediaba el 2% anual, en 2019 se bajó a cero, la tendencia es clara: bajo o nulo crecimiento en 2020.

Otro ángulo de este asunto tiene que ver con la capacidad no sólo de reconocer los errores, sino de corregir para evitar que el problema crezca, algo en lo que no se ve algún indicio de que esto pueda suceder al tener un presidente que no gusta de aceptar equivocación alguna y, por el contrario, ofrece sus otros datos para justificar sus acciones.

Es claro, que en lo que respecta al crecimiento económico, la seguridad pública y el combate a la corrupción el actual gobierno federal ha quedado a deber, pero el discurso oficial se dirige no únicamente a justificar los escasos logros, sino a desestimar otros puntos de vista que no coincidan con la visión que desde Palacio Nacional cada mañana se presenta sobre el país.

En este sentido, el año que inicia puede ser una reedición del anterior, en el que la voluntad del presidente se imponga incluso a la realidad y al sentido común, con la mira puesta en las elecciones federales del 2021.

La imagen de la semana

La imagen desató una polémica, debido a que la embajadora Martha Barcena fue colocada en la última fila.

El meme de la semana

Conspiray Theory

Son variadas las contradicciones en las que han caído los integrantes de la 4T o los simpatizantes de dicho movimiento. No sólo hablamos de algunos temas que se han colado a la agenda de medios al inicio de año, como el aumento a la gasolina o el incremento del precio de algunos productos como la tortilla o el huevo, algo que en otros sexenios hubiera provocado hasta manifestaciones, y que ahora son disimuladas en medio de ese fantasma al que muchos políticos recurren: la acusación de que se trata de una campaña de desprestigio.

Pero entre los miembros de la llamada cuarta transformación también hay temas que demuestran que nada ha cambiado, como la manera en que cierto líder partidista en el Poder Legislativo sigue repartiendo dinero a plumas que se alquilan, igual que se hacia en el pasado, sin que alguien critique lo que antes criticaba.

Eso sin contar los incontables problemas que se han presentado por la falta de oficio de varios funcionarios morenistas, de lo cual Notimex es un excelente botón de muestra.