‘Caldito de pollo’ a la militancia del PRI

0
218

Ya hacía falta que Alejandro Moreno Cárdenas (“Alito) se reuniera con la gobernadora y los gobernadores emanados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), porque en general andaban sueltos y él como ausente de la dirigencia nacional.

Bueno, ellos juntos son fuentes aun sin él. Mientras la ausencia de él ha consistido en la falta de un liderazgo más vigoroso, más notorio; bajo su dirección el partido no ha dado el ancho ni para mala nota, menos para buena…como que ni fu ni fa.

La reunión le cae como caldito de pollo al corazón dolido de la militancia que se siente abandonada por la dirigencia, o por el jefe político la respectiva entidad federativa. Y lo peor, los militantes están atados de manos pues sin la voluntad de éstos nada se mueve.

Claro, no en todas las entidades donde todavía hay gobernador emanado del PRI. Pero en algunos casos en los sentimientos de la militancia se mezclan las sensaciones de la disciplina ciega y de la impotencia por la inmovilidad partidaria.

Una inmovilidad como si en el Revolucionario Institucional ya estuviesen arregladas las elecciones concurrentes del 2021 sobre todo en aquellas entidades donde renovarán gubernaturas y donde el mandatario saliente es priista.

Pactos para entregar el poder a Morena sin el menor problema; entonces los comicios serían solamente de mero trámite para darle formalidad a la transición de poderes locales, así como a la elección de diputaciones federales.

Claro, los priistas pedirán su cuota de posiciones como premio de consolación, digamos, a cambio de no generar conflictos en cuanto a la entrega de la gubernatura; además del tradicional cambalache de impunidad.

¿Se platicaría de todo ello en la reciente reunión entre el dirigente nacional del PRI y la gobernadora y los gobernadores emanados de las filas de este partido político?

Un encuentro a cual concurrieron: Carlos Miguel Aysa González, de Campeche; José Ignacio Peralta Sánchez, de Colima; Omar Fayad Meneses, de Hidalgo; Alfredo del Mazo Maza, del Estado de México; Claudia Pavlovich Arellano, de Sonora; Miguel Ángel Riquelme Solís, de Coahuila; Alejandro Murat Hinojosa, de Oaxaca; Marco Antonio Mena Rodríguez, de Tlaxcala;Héctor Astudillo Flores, de Guerrero; Juan Manuel Carreras López, de San Luis Potosí, yAlejandro Tello Cristerna, de Zacatecas.

Pues según que se reunieron “con el propósito de fortalecer al partido y consolidar las estrategias políticas que está implementando, para hacer un PRI más fuerte, unido y cercano a la sociedad.”

Y conversaron sobre diversos temas nacionales como, por ejemplo: Seguridad pública; inversión, desarrollo de las entidades y los recortes al presupuesto destinado al campo para el 2020; el INE y el fortalecimiento de la democracia.

Mmm…¿quiere decir que la jerarquía priista ahora sí pondrá atención tanto al partido como a la ciudadanía mexicana?

Hasta el momento solo se perciben poses mediáticas frente a una avasallador Morena y ante un PANque como fuerza electoral viene en segundo lugar a nivel nacional y está luchando por desbancar al morenismo en la Cámara de diputados del Congreso de la Unión para las elecciones del 2021 y de ahí,p’al real.

Bueno, quizá el PRI viene realizando trabajo político-electoral, pero poco se nota debido a la carencia de recursos económicos y a la deserción de cuadros. No obstante, el PAN tampoco tiene un padrón obeso, pero su dirigencia y su militancia están jugando su papel de oposición.

La dirigencia nacional, ¿eh?, porque en algunas entidades federativas la dirigencia local se mantiene indiferente porque se encuentra en medio de Morena y del PRI con deudas de favores políticos.

En fin, como sea, es momento de que el PRI se vea y se sienta a lo largo y ancho del país tejiendo estructuras electorales: Locales, distritales, municipales; levantando un ejército  de promotores del voto; buscando los mejores perfiles para las candidaturas a los cargos de elección popular a jugarse en el 2021, cuyo proceso electoral iniciará en el 2020.

Si el Revolucionario Institucional tuviese la intención de ganar espacios políticos, debería postular a los priistas más populares de cada demarcación electoral, y abrirse a algunas candidaturas externas, pues en Morena irán cerrando las postulaciones ciudadanas porque así ocurre cuando un partido llega al poder.

La clave electoral está en los municipios. No se gana con saliva, ni con buenas intenciones.

Y bueno, los temas platicados entre los gobernadores y el dirigente nacional del PRI, sí que son de preocuparse, ya ven que el Gobierno Federal (de Morena) quiere culpar a los mandatarios estatales de la inseguridad en el país.

Un tema muy preocupante para ellos, sin duda, son los recortes presupuestales a las entidades federativas. Y subir impuestos y el acoso fiscal a la iniciativa privada, resultan contra producentes en vísperas de procesos electorales.

En fin, a ver qué pasa con el longevo PRI.

Correo: rosyrama@hotmail.com