¿Real o cosmético el plan para combatir el nepotismo en el PJF?

0
130

Entre tantas malas noticias, ayer ocurrió una buena: Que el Pleno del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) aprobó un Plan integral de combate al nepotismo.

El objetivo sería “institucionalizar medidas correctivas y preventivas para combatir por primera vez el nepotismo como política pública toral del Poder Judicial de la Federación (PJF).”

Y decimos sería porque es incierto el cumplimiento de los objetivos. Podría tratarse de un plan cosmético para continuar con la misma práctica pero envuelta en procedimientos legaloides. Con el tiempo se verá.

Por lo pronto, fue aprobado dicho Plan “como parte de los avances históricos registrados en los últimos meses para erradicar la cultura del nepotismo, producto del firme compromiso del Pleno del CJF y su Presidente, Ministro Arturo Zaldívar, por transformar el PJF.”

Eso dice el comunicado, aunque del dicho al hecho hay mucho trecho. En lo que sí no hay trecho es que con la aprobación del referido Plan hay un reconocimiento de la existencia del nepotismo en el Poder Judicial de la Federación.

¿Y qué es el nepotismo? Una definición es la siguiente:  Trato de favor hacia familiares o amigos, a los que se otorgan cargos o empleos públicos por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos.”

¡Qué vergüenza; la práctica pone por los suelos el prestigio del órgano jurisdiccional! Pero además pone entredicho la administración de justicia. Vaya, si los sujetos se atreven a otorgar puestos a familiares o a personas allegadas sin merecerlo, ¿a qué cosas no se atreverán?

Con sus honrosas excepciones, imagínense toda la parentela de ministros en buenos cargos en el Poder Judicial. También la parentela de magistrados y jueces ocupan posiciones en a estructura judicial. Agréguenle los puestos que se reparten los altos funcionarios administrativos y hasta consejeros de la Judicatura.

¿Y en qué consiste ese Plan integran de combate al nepotismo? Pues según se funda en “6 pilares”, que son los siguientes:

1.- Fortalecer las reglas para la carrera judicial y fundarla en un enfoque meritocrático.

2.- Establecer un padrón de relaciones familiares.

3.- Definir los supuestos de contrataciones que generan responsabilidad administrativa.

4.- Crear un Comité de Integridad para evaluar la idoneidad de contrataciones.

5.- Buzón de denuncias específico para casos de nepotismo.

6.- Vincular los puntos anteriores con la política de adscripciones.

¿Funcionará? ¿Va en serio? O al final de cuentas justificarán el ingreso de familiares y allegados argumentando el resultado de evaluaciones. Ajá, ¿y quién asegura que alguien les pasó tips? Y también cabe la posibilidad del ingreso argumentando en base a los derechos humanos.

Vaya, los avezados en Derecho  –como se supone son quienes integran el Poder Judicial y el Consejo de la Judicatura Federal— saben cómo justificar lo injustificable.

Correo: rosyrama@hotmail.com