López Obrador reconoce pendientes a un año de su gobierno

0
50
  • La amenaza de aranceles a productos mexicanos que se exporta a Estados Unidos fue reto importante en política exterior.
  • A pesar de la polémica por otorgar el asilo humanitario y político a Evo Morales, AMLO asegura que hizo lo correcto.

Al cumplir 365 días del inicio de su gobierno, Andrés Manuel López Obrador reconoce que hay pendientes, sin embargo, enlistó que durante su primer año, sorteó con éxito casos difíciles como la explosión del gasoducto en Tlahuelilpan; la amenaza del gobierno de Estados Unidos de nuevos aranceles; la “guerra” en Sinaloa por la captura de Ovidio Guzmán; el asesinato de miembros de la familia LeBaron; y el asilo a Evo Morales.

“Vamos bien. No hemos tenido problemas graves, afortunadamente, en la política, siempre digo, se requiere virtud y también fortuna, suerte. La suerte tiene que ver mucho en la política. Hemos pasado en un año por momentos difíciles, pero no muchos”, consideró el presidente desde Palacio Nacional.

El episodio de Tlahuelilpan, insistió, ha sido el momento más complicado por el que ha atravesado su administración.

“El que más me pegó en lo íntimo, fue lo de la explosión en Hidalgo donde perdieron la vida 137 personas. Eso fue lo más lamentable, lo que más nos afectó”, aseguró.

La amenaza de aranceles al acero y aluminio mexicanos que se exporta a Estados Unidos obligó a que el gobierno mexicano reforzara la frontera sur con elementos del Ejército y la Guardia Nacional.

“Afortunadamente salimos adelante, salimos bien, cumplimos con los compromisos que hicimos y se alejó esa amenaza, y esto ayudó mucho a la estabilidad económica del país”, sostuvo el presidente.

Sobre el episodio de la captura y posterior liberación de Ovidio Guzmán en un operativo improvisado, el presidente reconoció que se trató de una “mini guerra”.

“Una guerra breve, yo creo que es la guerra más breve en la historia, una guerra de cuatro horas. Fue también complicado porque tomamos decisiones en circunstancias difíciles, pero consideramos que fue lo adecuado, que se actuó bien”, recalcó.

Sobre el asesinato de miembros de la familia Lebarón dijo que se hará justicia a las víctimas y a sus familias.

Finalmente citó la polémica por otorgar el asilo humanitario y político a Evo Morales, sin embargo, consideró que fue una decisión adecuada, oportuna y apegada a los principios de política exterior mexicana.

Dijo que su principal pendiente es la inseguridad que se sigue viendo en el país, aunque aseguró que las bandas del crimen organizado son una herencia de administraciones pasadas.

“Porque sí tenemos responsabilidad desde luego; somos responsables, pero no culpables. Esto es muy importante porque cuando llegamos ya estaban las bandas, no surgieron a partir del día primero de diciembre del año pasado y a veces se olvida eso”, afirmó.