México se convirtió en un  país de destino para migrantes

0
205

La Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes presentó su informe 2018, en el que se aprecia cómo se ha modificado la dinámica de las personas en tránsito y, sobre todo, se perfila el nuevo papel de México como país de destino, más que lugar de paso. 

Por razones económicas, porque la violencia y la inseguridad son insoportables, y porque hay amenazas directas o persecución política. Esas son tres de las principales razones por las que las personas abandonan su lugar de origen y parten con dos metas en mente: llegar a Estados Unidos o, de no lograrlo, llegar a México e incorporarse a la sociedad mexicana. Contrario a lo que había ocurrido regularmente, el país ha dejado de ser un lugar de paso para convertirse en destino de miles de centroamericanos que llegan hasta aquí para solicitar refugio.

Estas son algunas de las conclusiones que se pueden obtener del informe Procesos migratorios en México. Nuevos rostros, mismas dinámicas 2018, realizado por la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (Redodem) y que fue presentado en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). 

Como su nombre lo indica, la Redodem es una organización que vincula el trabajo de diferentes albergues, casas de paso, estancias, comedores y diferentes asociaciones que trabajan para cuidar, acompañar y asesorar el paso de los migrantes —o personas en situación de movilidad, como les llaman en el informe— a lo largo del país.

La Redodem reúne a 23 instituciones, de 13 estados, que trabajan en conjunto recopilando información que permita establecer un perfil de las personas que han ingresado al país con la intención de llegar a Estados Unidos o de quedarse en México.  

Algunos datos: en 2018 la Redodem registró a 36 mil190 personas en situación de movilidad, de las cuales 94.2 por ciento era procedente de Centroamérica, siendo Honduras el país con mayor número de personas.

En cuanto a la movilidad interior, se registraron mil 771 mexicanos, de los cuales 1.3 por ciento eran de poblaciones indígenas. Del total, 66.4 por ciento dijo tener como destino Estados Unidos, aun cuando 38.8 por ciento ya cuenta con antecedentes de deportación. Otro 28.6 por ciento ya tenía como objetivo afincarse en México.

Un síntoma de esta situación es que en 2018 se recibieron 30 mil solicitudes de refugio, 236 por ciento más que 2016. De esas 30 mil solicitudes, 42 por ciento iniciaron su trámite en el último trimestre de 2018, que coincide con la llegada de las caravanas masivas de migrantes centroamericanos.