¡Hagámoslo por México!

0
117

Quienes integramos las fuerzas armadas hemos sido formados en la disciplina, el honor y sobre todo en la lealtad a las instituciones nacionales. Nos ceñimos a estos valores por convicción y no solo porque así lo establecen nuestras leyes y reglamentos”.

Con este sentido comenzó su discurso el pasado 20 de noviembre el general Sandoval. Para las fuerzas armadas son cuatro ejes los que sustentan su origen: provenir del pueblo, al que sirven; regirse con lealtad, deber, disciplina, honor, patriotismo, valor y respeto a los derechos humanos; madurez institucional, fraguada en el apego al estado de derecho y la subordinación al poder civil.

El general secretario instó a sus subordinados a que con esos valores sigan una ruta basada en el prestigio de las fuerzas armadas. Deben hacerlo por la confianza que les brinda la sociedad y por la elevada encomienda que les asigna la patria.

Sandoval les reafirmó que deben hacerlo por México. También, de manera contundente, reiteró al Presidente que las fuerzas armadas respaldan su proyecto de gobierno con lealtad, profesionalismo y honestidad.

Las palabras pronunciadas en Palacio Nacional, por los secretarios de la defensa y de marina, deben tranquilizar a quien duda de la lealtad militar.

Refrendar su lealtad institucional, debe darle tranquilidad a todos los mexicanos. Las amenazas de seguridad que vive México cambian constantemente, así como las amenazas de la naturaleza; por su puesto, el entorno social también ha sufrido cambios y, sin duda, el apoyo militar a la sociedad debe transformarse y servir justamente a las necesidades que se presenten.

Las fuerzas armadas son la institución que más fácil se adapta a los cambios. No son institución “mil usos”. Son la institución que le da soporte a las demás instituciones, incluida por supuesto la presidencial.

Lo curioso es que los mexicanos no dudan de las fuerzas armadas. El pueblo es quien más recibe los beneficios de sus acciones y lo reconocen.

Tres de Diana

Todos los ascensos militares al grado inmediato superior, tienen el mismo valor. Desde el personal de tropa y marinería, oficiales, jefes, capitanes, generales y almirantes, el esfuerzo, la dedicación, pero sobre todo el sacrificio y la entrega absoluta a la carrera de las armas, hacen de cada ascenso el poder superarse a ellos mismos.

Desde este espacio, un reconocimiento a todos quienes ascendieron. Reconocimiento a los recién ascendidos generales de división, almirantes y generales de división pilotos aviadores.

Reconocimiento especial a las recientes tres generales y a la contraalmirante que ascendieron en esta promoción superior.

Reconocimiento sincero a todas las familias de las mil 699 mujeres y los 6 mil 749 hombres que ascendieron este 2019. A las familias de los militares se deben los ascensos; ellos son los que más sufren las ausencias, la fatiga… Las familias son las que sufren los actos del servicio.

Felicidades a todos.

jibarrolals@hotmail.com

@elibarrola

www.cadenademando.com