En Politing: Delegar no es abandonar… ni formular sin implementar

0
74

“La plática que no incita a la acción, más que soportarla, resulta un tormento escucharla”. Thomas Carlyle. 

Aun cuando la verdadera legitimidad en la construcción de una Política Pública sólo puede venir de y por la unanimidad de la población, la deliberación puede ofrecernos una alternativa a la imposibilidad de esa universalidad, dotando de mayor legitimidad los actos del gobierno, más que un mundo basado en los principios de lo individual. Y con el Politing, la unión de esa colectividad se puede transformar en valiosos y neceatios insumos para la elaboración, estructuración y hechura de Políticas Públicas, pues de nada sive la deliberación profunda y sabia, si con el Politing no se formaliza, estructura y refuerza, para que así tranformada y estrututara sirva como factor clave en las Políticas Públicas, pues cada decisión tiene y acarrea sus propias y particulares consecuencias.

En Latinoamérica hay democracias conformada por una “ciudadanía de baja intensidad” que es la que se vive en muchos lugares, hoy día. Y la tarima, trampolín y catapulta que -como disparador- la puede trasnformar en ciudadanía de alta intensidad es el Politing.  Más aún, el control de la Agenda, (que hace referencia a la capacidad de introducir o excluir ciertos problemas, asignar prioridades y fijar sus posibles soluciones, descartando así otras soluciones) implica un orden prioritario, una escala de acciones a seguir y ese listado de procedimientos se pueden establecer -en forma efectiva- con el Politing.   Y es que el crecimiento de las libertades políticas y civiles es un proceso central en la elaboración de Políticas Públicas y la parte relevante de la libertad, es poder actuar como ciudadanos cuya voz sea escuchada y tomada en cuenta y es el Politing el que ofrece esa bocina, ese neceario altoparlante o megáfono, para que las dispersas voces afloren, se aglutinen y se integren y que sean oidas por parte de los actores de la Política Pública.

De ahí que ver el desarrollo como un proceso de expansión de libertades a favor del individuo, hace que el fin de toda Política Publica sea la felicidad de la gente, lo que se logra no solo con formular y prometer, sino poniendo en marcha lo prometido.

Y si aceptamos que el mejor objetivo es el que dice lo que se busca y a través de qué, en el abordaje de problemas complejos -como suelen ser los problemas públicos involucrados en las Políticas Públicas– los limites de información, conocimiento, tiempo y recursos, afectan el proceso de elaboración de Políticas Públicas. Por eso metodologias y propuestas como el Politing ayudan a que estos loables objetivos se cumplan. Por eso es que todos estos importantes procesos de exposición, promoción y difusión no son sólo espuma…si se analizan con cuidado, el jabón está en el fondo…cumpliendo su función…