Así eran los lujosos aposentos de Evo Morales en Bolivia

0
124
  • El ex presidente la mandó construir una suite en la denominada “casa grande del pueblo” en 2015; cuenta con jacuzzi, amplio guardarropa, pantalla gigante, sala de juntas, tres dormitorios y un helipuerto
  • Las adaptaciones habrían costado un millón de dólares, aunque toda la construcción del palacio representó una inversión de más de 34 millones de dólares

La suite presidencial donde habitaba el expresidente de Bolivia, Evo Morales, a partir del año pasado lucía prácticamente vacía, luego que la ministro de Comunicación de la presidenta interina Jeanine Áñez, Roxana Lizárraga, mostró el lujo en el que vivía el mandatario durante su gestión. Ahora, no quedaba mucho: un cepillo de dientes, dos trajes, dos camisas y varios libros.

Morales mandó construir sus aposentos en el 2015, en la parte alta del palacio denominado “casa grande del pueblo” y los habitó hasta pocos días después de las elecciones del 20 de octubre, cuando se reeligió por cuarta ocasión, lo que provocó una ola de protestas que desencadenaron en su dimisión y solicitud de asilo en México. Durante las protestas debió dejar su suite para establecerse en el Chapare, en el centro del país, su bastión de lucha.

La suite se ubica en el piso 24 del inmueble, cuenta con jacuzzi, un amplio guardarropa, una pantalla gigante, sala de juntas, tres dormitorios y en la parte superior del edificio se habilitó un helipuerto. Entre sus objetos estaban fotos de líderes como Nelson Mandela y Fidel Castro. No había cámaras de seguridad, ya que sólo podía visitarlo personal de confianza.

De acuerdo con la funcionaria de Comunicación, ese piso habría costado un millón de dólares, aunque todo el palacio tuvo una inversión de más de 34 millones de dólares, aportados por la considerada nación más pobre de Sudamérica.

El dormitorio tiene vista a la Plaza Murillo, donde están el antiguo palacio de gobierno y la Asamblea Legislativa.

“Evo Morales se llevó toda la información, todo, hasta los adornos, sólo quedaron los muebles que no pudieron cargar y cosas con poco significado”, aseguró la funcionaria boliviana y  consideró que la suite fue un gasto innecesario, ya que los presidentes en Bolivia cuentan con una residencia oficial y que Áñez no hará uso de este complejo.

En la mesa de noche Lizárraga dijo que se encontró sólo un documento que titula “Ideas Mensaje Bolivia”, que señala que: “Evo Morales ganó las elecciones por una amplia mayoría y es el presidente legítimo de los bolivianos”.

Las instalaciones también tenían un cuarto de lectura, en el que se encontró una biografía suya con el título “Mi vida de Orinoca a Palacio Quemado”, escrita por Iván Canelas.

También tenía un cuadro de madera en el que se ve la forma de la hoja de coca, tres fotos suyas, un cepillo de dientes y una colonia.

«Parece una habitación de un jeque árabe, el derroche de dinero que se ha hecho para la construcción de este palacio realmente es un insulto para todos los bolivianos», aseguró Roxana Lizárraga.

El inmueble tiene 29 pisos y se estrenó en agosto de 2018 para reemplazar al viejo Palacio Quemado de La Paz, un edificio histórico justo a sus espaldas. «Para un lugar de descanso creo que no necesitas esto», recalcó Lizárraga, antes de iniciar la visita.

Al ingresar se encuentra una sala de reuniones y un comedor, en un ambiente amplio con muebles diseñados donde supuestamente había un servicio de comida y «especialmente bebidas», dijo. Ese espacio tenía algunas vitrinas de madera y cristal que estaban vacías de donde, según relató, se sacaron varios objetos valiosos que eran obsequios al Estado boliviano.

Además, informó que en la madrugada de este jueves un grupo de exfuncionarios llegó en vehículos e ingresó al lugar para llevarse objetos de valor y documentación.

El dormitorio tenía una cama de madera adornada con motivos indígenas. En las mesas de noche había varios objetos de uso cotidiano como hojas, lámparas, un pequeño portarretrato con una imagen de Morales y una colección de la nueva serie de billetes de Bolivia.

Además de un televisor sobre una especie de cómoda en la que supuestamente habían equipos de comunicación. Tras atravesar un pequeño pasillo con roperos empotrados a los costados, se llega al baño donde se instaló una tina de hidromasaje o jacuzzi y una ducha.

Finalmente hubo enseres de higiene personal como un cepillo de cabello y otro de dientes.

«No queremos utilizar estas instalaciones porque no nos sirven», manifestó Lizárraga, que también indicó que el próximo Gobierno se encargará de determinar el uso se dará a la edificación. «El lujo es demasiado» y describió el edificio como una «locura», pues solo accedían ministros y personal de seguridad.

La construcción comenzó en 2014 y requirió una inversión de unos 34.6 millones de dólares.

La torre es edificio más alto de La Paz, tiene una superficie construida de casi 31 mil 800 metros cuadrados, donde antes estuvo una casa patrimonial, y está decorado con motivos de culturas originarias de Bolivia.

En sus instalaciones funcionan ministerios como Presidencia, Comunicación, Culturas y Energías, además de ser escenario para la promulgación de leyes o las comparecencias de Evo Morales, sus ministros o dirigentes sindicales afines. El argumento para justificar la construcción de Morales fue que se ahorrarían gastos de alquiler de estas dependencias públicas.