Entre 2007 y 2017 se triplica número de niños que perdieron a sus padres

0
45
  • El crimen organizado ha afectado a 30 mil menores de edad, mientras que se duplicó la cifra de menores muertos
  • Tampoco hay datos precisos sobre niños reclutados por criminales

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que entre 2007 y 2017 casi se triplicó el número de víctimas (niños y jóvenes de entre cero y 19 años) que perdieron a sus padres a consecuencia del crimen organizado.

Durante la presentación del “Estudio Niñas, Niños y Adolescentes Víctimas del Crimen Organizado en México”, el primer visitador general de la Comisión, Ismael Eslava Pérez, indicó que según estimaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el crimen organizado ha dejado sin cuidados parentales a más de 30 mil menores de edad y adolescentes.

Destacó que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), entre 2007 y 2017 el número de víctimas de homicidios menores y adolescentes pasó de mil 2 a 2 mil 858. Indicó que en las últimas décadas el contexto de inseguridad, violencia y crimen organizado ha tenido efectos particularmente graves en niños y adolescentes, porque llevan a la condición de grave vulnerabilidad.

Mientras que a nivel estatal, refirió que entre 2015 y 2018 Chihuahua, Zacatecas, Michoacán, Guerrero y Baja California fueron las entidades que presentaron mayores tasas.

En cuanto a menores desaparecidos o extraviados también permiten visualizar la forma en que la violencia afecta a los niños y las cifras del Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas en México, hasta abril de 2018 había 36 mil 265 desaparecidos en el fuero común, de los que 18 por ciento tiene entre uno y 17 años.

Indicó que es urgente plantear medidas concretas para prevenir la victimización de este sector e incorporar una perspectiva de derechos y protección que incorpore necesariamente su opinión y la participación de los sectores público, privado y social.

Agregó que 97.7 por ciento de esos casos ocurrió entre 2010 y 2018 pero lamentó que en México no existan datos precisos sobre el número de menores que son reclutados por el crimen organizado y que solo son una aproximación, pues la relatora especial sobre los derechos de los pueblos indígenas ha documento casos sobre el reclutamiento forzoso y desaparición de menores y jóvenes en manos de grupos criminales, principalmente en los estados de Chihuahua y Guerrero.

Esto, principalmente se debe al incremento de la victimización en la población menor de 18 años a la ausencia de políticas y acciones del Estado para garantizar su protección y el ejercicio de sus derechos.

Advirtió que una de las frecuentes violaciones que impactan a este grupo en todo el país es la  desaparición de sus madres, padres, hermanos y compañeros, además de que esa población sufre violaciones a sus derechos a la libertad y seguridad, además de ser víctimas de secuestro, tortura y tratos crueles por parte de miembros del crimen organizado para que los menores de edad se unan a sus filas.

Finalmente mencionó que la manera más adecuada para hacer frente a la violencia y la inseguridad en México que afecta a menores y adolescentes sería mediante el diseño e instrumentación de políticas públicas de carácter integral.