Necesidad de una República Democrática

0
86

Cipriano Flores Cruz

Los tiempos modernos obligan a la concepción de la política como Razón de Estado, que puede volver por sus fueros, por las políticas proteccionistas, estatistas y medio para la seguridad de los propios Estados modernos.

La política en nuestro tiempo se ha convertido, fundamentalmente, como un problema de seguridad por encima del deseo innato del hombre de la búsqueda de la libertad. Garantizar la seguridad de la población es el bien común de las sociedades modernas.

No sólo seguridad en el sentido de estar seguro en nuestra existencia y bienes, sino seguridad de la existencia del ambiente y de nuestro planeta, de nuestro mundo. Seguridad ante las grandes catástrofes naturales y de las creaciones humanas, seguridad alimentaria, laboral, social, médica y jurídica. Los reclamos de estas seguridades de las poblaciones se han convertido en derechos que son un verdadero reto para los gobiernos. En qué momento las necesidades se convirtieron en derechos, es la problemática fundamental de atención de los Estados y gobiernos modernos.

Las necesidades convertidas en derechos humanos inherentes al hombre reta a la capacidad de los gobiernos, además de que día a día los poderes extra estatales son muy poderosos, como el capital, el crimen organizado y demás organizaciones sociales. Si a esto le aunamos la demanda humana de libertad, no sólo como ausencia de orden y de controles por parte del Estado, sino como ausencia de toda dominación y orillar al Estado y al gobierno como proveedores de servicios y de seguridad. No al peso del Estado y del orden y si a la eficacia de servicios y entre ellas las de seguridad son los grandes retos de los Estados y gobiernos modernos.

Si a lo anterior, le aunamos de un mundo más interconectado que sujetan a los Estados a los humores del capital financiero, fundamentalmente especulativo, a la influencia de las redes sociales como factores de gobernabilidad, no estamos ante el mejor mundo para gobernar.

La actualización de Maquiavelo parece inevitable ante los nuevos retos. Nuevos dispositivos de política, republicanismo y razón de Estado son los grandes temas que contextualizan a la operación política. Si no se entienden bien los temas anteriores, las operaciones políticas pueden tender hacia el fracaso.

En esta tesitura, por ejemplo, cambian algunos conceptos de la política clásica como virtud, que antes se entendía como calidad innata y hoy se debe entender como habilidad adquirida, enseñada, aprendida, practicada.

La política, si bien no puede olvidar lo clásico, debe hacer entender y atender la realidad política con un nuevo lenguaje, que no rompa con la historia pero que tiene la obligación de actualizar. Esta virtud es más necesaria ante relaciones políticas que tienen por referencia fundamental la corrupción.

Los gobiernos hicieron cierto la tesis de Marx: el Estado como junta de administración de los intereses del capital y del capitalismo. La virtud como habilidad se debe potenciar para poder sobrevivir en un entorno altamente corrupto. De aquí de la necesidad de instaurar la República Democrática para coadyuvar con los ciudadanos a una existencia digna. La República Democrática será la única vía para la existencia de un ciudadano honesto, con decoro, amor a la libertad y a la patria.

La República Democrática es una asociación de ciudadanos bajo leyes aceptadas en consenso en comunión de intereses. El consenso de las leyes abre la posibilidad de cuestionar el sistema representativo y presentar una alternativa que haga posible la norma básica de gobierno: mientras más ciudadanos participan en las decisiones públicas es más fuerte el Estado y el gobierno.

Alcanzar la comunión de intereses mediante la participación ejemplar de los ciudadanos distingue a la República Democrática, la cual requiere de una versión aumentada y enriquecida de las tesis de Maquiavelo. La República Democrática es el equilibrio entre la pasión y la razón políticas. La pasión te conduce al voluntarismo que es un camino fácil hacia la dictadura, entendida comicialmente. La razón es el camino más fácil a la tecnocracia. Simbiosis entre razón y pasión es un camino adecuado hacia el buen gobierno.

En un mundo globalizado, la idea de patria que trae la República Democrática es un incentivo a la participación política y a la defensa de la morada, que es la idea más cercana a la idea de patria que trae el republicanismo. La morada te trae la idea de familia, unidad en ella y por ella, situada en un territorio que se considera sagrado, remanso de descanso de los ancestros, lugar de manifestación del espíritu del pueblo, donde la ley nace de esta espiritualidad, sueños y esperanzas de la gente y de los moradores.

El amor a la patria es una condición mínima para lograr ese bien común en el contexto de la libertad, esta es la Nación cívica que se trata de hacer surgir a partir del pensamiento de Maquiavelo. En verdad, la Nación cívica, que es unión de la libertad con vida en común bajo las normas del derecho de consenso.